miércoles, 27 de septiembre de 2017

Poesía (S / T) de SANDRA "Tana" PASQUINI (Rosario)


Imagen: carrotsformichaelmas.com




¿Cómo hiciste madre para abrirme el pecho
y arrancarme el corazón?
cómo si fuese un ganglio
un tumor maligno
algo extirpable
un fruto inconveniente
el diapasón de la desgracia
¿cómo hiciste para hincar en él tu insaciable colmillo
tu despiadado diente?
¿cómo pudiste?
con qué prolijidad
con qué pericia
bajo qué luz tan fría pudiste consumar
tu pequeña malicia
y sentarte en plena oscuridad
a disfrutar a saborearla
cómo si fuera un algodón de azúcar
alguna golosina blanda
mi torpe corazón
¿cómo pudiste?

Del libro Q


La imagen puede contener: 1 persona


Sandra “Tana” Pasquini - nació en Rosario donde cursó la carrera de Abogacía. Se desempeñó como corresponsal para diversos medios de comunicación del país y el exterior. Llevó adelante como gestor y editor desde el año 1998 al 2000 un proyecto de literatura itinerante de libros-objeto, publicando en esa modalidad una media docena de títulos propios. Siguieron en 2001 “Otro sol” proyecto autogestivo; en 2007 “Compás de espera” editorial UNR; en 2014 “A mansalva ” editorial Textos Intrusos, en 2016 “Una lluvia que” proyecto autogestivo. Próximo a editar “Lanzador de puñales sobre silueta animada” poesía, Libro Q y Libro H ambos de poesía y “Las bocas de la noche” relatos.


Dice en "El infinito viajar" Revista virtual de Arte y poesía

En cuanto a la construcción de la escritura, ocurre que cuando estoy en estado de poesía, que bien podría decirse es “siempre”, todo sucede bajo ese influjo particular, esa expansión de los sentidos no premeditada, una forma de reflujo constante, como un atractor, un vórtice más o menos secreto y omnívoro por donde lo permeable es un estado del ser y allí voces y oídos, ojos y miradas, manos y tacto e incluso el silencio se expanden, se multiplican y se abalanzan sobre el poema para darle el cuerpo, para ofrendarse,  para ser la pila bautismal y el lugar del sacrificio. Entonces, un sonido en la radio al pasar, el verso de un poeta desconocido, un acorde, cualquier melodía, un gesto en un rostro nunca antes visto, un aguacero en plena calle, el golpe del viento quebrándose contra los cristales de la casa, la escena menos pensada de alguna película, ese modo de obsequiosa polifonía, todo alrededor, todo eso es materia de poema. 
Sin duda, una de las “bandas de sonido” favoritas de mi poesía es el cine, pero también lo es todo lo que existe porque de todo ello me viene la poesía, con su respiración constante, un hálito, un jadeo del cual no puedo ni quiero excusarme.

No concibo la manera no corporal de escribir pero por sobre todo lo demás no deseo escribir poesía que no sea de un modo “entrañable” (de entraña) donde hurgar la víscera sea la condición fundamental, como en una evisceración de la imagen y luego el escalpelo , la precisión de cirujano, las herramientas de pulimento, sean el exacto punto de lo innegociable.
Una escritura neural en la cual todo el sistema nervioso funciona como un mecanismo de relojería. Una escritura medular y sanguínea que en cada movimiento se desplaza a través  de todos los intersticios del cuerpo y los conecta o los hace estallar. Una escritura que es a la vez el humor vítreo fundamental sin el cual no hay mirada posible y la forma pierde definición, se borronea, desaparece.
Cuando escribo relatos el cuerpo se sitúa cómodamente como espectador ante una pantalla imaginaria que proyecta ficción y en ocasiones y de a ratos ese espectador cruza el espacio, lo abandona y atraviesa la pantalla para ser -hueso de personaje- en ese trasvasamiento está la esencia del relato.
Pero cuando escribo poesía soy yo y soy también el otro y a la vez soy la desambiguación de ese núcleo. Necesariamente tengo que escribir con la entraña entre las manos, como en una vivisección del cuerpo-lenguaje, del cuerpo-bomba, a punto siempre de volar en pedazos por el aire. Escribo siempre sabiendo que la escritura es lo ineludible en mí, lo que voy a hacer de cualquier modo y de todas las maneras desde la víscera para la víscera.

1 comentario:

  1. Sandra "Tana" Pasquini ha hecho un nuevo comentario en la entrada "Poesía (S / T) de SANDRA "Tana" PASQUINI (Rosario)...":

    Gracias Griselda por la generosidad y la mirada. Gran abrazo.

    ResponderEliminar