martes, 3 de febrero de 2015

Poema de Andrea FARCHETTO (Villa María)



Es este verso,

maduro, terco


que insiste en


alimentarse con el resto 


de una comida diaria, 


dormir al borde de un desencuentro


beber las aguas servidas del espanto.



Desagota su veneno 


en una página,


rompe los vidrios


de un músculo desolado


y tiende una cama


en una montaña de escarcha.



Huye.


Fiera liberada de la sentencia.


Huye.



Busca el silencio,


se refugia en la soledad.



Desprecia el vacío


que instalan


las naderías diarias.


Imagen: Monserrat Gudiol

3 comentarios:

  1. Felicitaciones. Me gusta mucho mucho este blog, las ganas que le pone quien lo administra y los textos que son elegidos. Andrea: un placer!!

    Lily Chavez

    ResponderEliminar