sábado, 3 de enero de 2015

RECALCITRADO poema de Daniel QUINTERO (Buenos Aires)

             
… y pretendés saciar mi hambre con una bolsa de huesos y sombras

             Como si al hueso podría
          pegársele toda la carne,
          la poesía
          las sobras que llevé para el perro,
          la misma ropa que no sudé
          en el amor
          que nadie me prestó,

          como si esa misma carne que somos
          poema cedido por la noche,
          esqueleto de moler su calcio
          abandonado,
          pegado a la pasión
          la fama
          la sangre
          encriptada en una metáfora dura
          que clavo mis dientes
          y se me parte el maxilar
          entre los huesos y las sombras
          este corazón cansado de roer.



Imagen:Magritte

4 comentarios:

  1. Daniel, una alegría que la gran pescadora que es Griselda, te encontrara con tu poesía.
    Un disfrute total. Un abrazo

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  2. "...poema cedido por la noche". Perfecto.

    ResponderEliminar