lunes, 18 de agosto de 2014

Poema de Laura García del Castaño (Córdoba)

Mario Moreno  www.mariomorenophotography.com

Un cadáver es un pulso
en el primer minuto del antitiempo
un ciervo tirado por imposibles vientos
un cuadro invertido en la pared del relámpago
Se le ha ido el color del día
Ha caído de la puerta que da al infinito
se le ha salido el imán del sueño
Ha llegado a su fin
Mudó del síntoma a la verdad terminal
porque no hay mentira en el cadáver
Ha llegado al fondo del río
y también flota en la superficie de otro lado
Se le ha hundido el mar
Un cadáver se lava en el ojo de dios
se seca con el humo de su noche
Le crecerá el pasto, las uñas, le crecerá el silencio
Huele a paraíso y fruta enferma
Es el manjar de los vivos
que mastican el pan de su memoria
Es el desecho de los muertos que no desean
                                                                          su tristeza
Un cadáver se despluma, se deshoja, se desmonta
Un cadáver se desengaña
No es pregunta de nadie
no es sospecha de nadie
no es blanco, ni herencia
No es la muerte
Simplemente, ha llegado a su fin
Se le abre la boca, los pulmones
deja ver el hachazo
Está equivocado y está suelto
con el traje azul y el gesto de la profecía
Con el color de la noche en el día
y la dureza de un lago congelado
Ha llegado a su fin.

De "el animal no domesticado".

4 comentarios:

  1. La poesía de Laura toca, pero nunca por arriba, punza, disloca, nos hace un hueco en la cabeza pero eso en poesía , es sencillamente genial.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  2. Qué belleza de poema! Gracias Lily Chavez por recomendar esta página que está muy buena. Me gusta ese entorno de llamas que llega incluso a los poemas

    Andrea Casas

    ResponderEliminar
  3. La poesía de Laura no sólo toca, atraviesa, anonada y te pone en marcha para buscar palabras, impresiones. Es admirable la belleza que logra "entre cuervos" - metafóricamente hablando

    ResponderEliminar